[ CAST / CAT ]

Aprender sin divertirte: deja de ser agua

Posted by on septiembre 29, 2015 in Blog | 0 comments

Aprender sin divertirte: deja de ser agua
Risa y Educación

Foto de Vladimir Agafonkin (Flickr Commons)

Recuerdo que de niño sentía especial predilección por los adultos que me hacían reír, incluso en el colegio. Aquella profesora, profesor, que conseguía sacarnos una risa en clase tenía nuestra atención asegurada. Por supuesto, después de un poco de jaleo y carcajadas. Ya de adolescente, la risa era la forma más segura de relacionarte en el instituto. A veces, la única que te garantizaba salir vivo de algunas situaciones y superar otras un tanto crueles.

De adulto descubro que aprender y divertirse son las dos caras de una misma moneda. Si algo no divierte, no enseña. Si algo te enseña, te divierte. Así solía empezar, hace años, las sesiones grupales con jóvenes en un centro de inserción laboral. Tenemos que lograr dos objetivos – les decía – aprender y divertirnos. Si lo que aprendes no te entusiasma, no te motiva, no te genera una sensación de satisfacción de poco sirve, lo olvidarás rápidamente. Si, por otro lado, lo único que quieres es divertirte no quiero robarte tu tiempo, porque eso lo puedes hacer en tu tiempo libre, cuando tú decidas y sin más objetivo que la propia risa, con tus amigos, de manera espontánea.

No es posible – concluía – separar las dos acciones, es como querer, en el agua, separar el hidrógeno del oxígeno. Se puede, pero deja de ser agua.